El Centro de Hemodiálisis que entró en funcionamiento el pasado 13 de diciembre, tuvo un costo final que superó los 300 millones de pesos.

DSC02763

Fue una ceremonia sencilla pero cargada de emociones la que tuvo lugar este martes en la comuna de Curacautín. Tras años de lucha finalmente fue inaugurado el nuevo de Centro de Diálisis Pública en el Hospital Oscar Hernández de esta comuna, el que permitirá a 24 pacientes de Lonquimay y Curacautín el poder optar a este tratamiento con una mayor comodidad y más cerca de sus hogares.

El Centro de Hemodiálisis que entró en funcionamiento el pasado 13 de diciembre, tuvo un costo final que superó los 300 millones de pesos. Fruto de una alianza público-privada celebrada entre el Servicio de Salud Araucanía Norte, SSAN y la Universidad Autónoma de Chile, sede Temuco.

“Estamos muy contentos con esta inauguración, que representa a cabalidad el mandato de la Presidenta Michelle Bachelet, que es acercar la salud a los sectores y comunas más necesitadas. Acá creo pertinente el poder señalar que no estamos inaugurando letreros ni cosas a medias, hoy hemos inaugurado una concreta, terminada y que desde hace varias semanas viene atendiendo a 24 pacientes de las comunas de Curacautín y Lonquimay”, señaló el director del SSAN, Cristian Mignolet.

MOMENTO EMOTIVO

Uno de los instantes más emotivos de la toda la ceremonia se vivió al momento de su inauguración oficial, donde el tradicional corte de cinta fue reemplazado por el descubrimiento de la placa que consigna que el nuevo centro de hemodiálisis de Curacautín llevará el nombre de Boris Beltrán Triviño, menor de 12 años que el 06 de junio del año 2014 perdió la vida en el accidente de un bus que transportaba pacientes de diálisis desde esta comuna rumbo a Victoria.

Al respecto el director del SSAN, manifestó que “sabemos que nada de lo que podamos hacer aliviará en lo más minino el sufrimiento de la familia Beltrán Triviño, pero que este centro lleve su nombre viene a hacer justicia y decirle a la comunidad de que su perdida no fue en vano, dado que aceleró un proceso que estaba considerado para materializarse con la construcción del nuevo hospital, el que estará entregado el año 2021”.

CAMBIO DE PARADIGMA

El director del SSAN también destacó el cambio de paradigma que las diálisis públicas están generando en la salud de la provincia, haciendo participe al estado de un área reservada casi exclusivamente al sector privado, y junto con ello corregir una serie de inequidades que se han ido construyendo en base a la relación salud versus mercado.

“La mirada de poder colocar hoy día una diálisis pública en Malleco tiene un sentido más social, que busca disminuir la desigualdad, ya que nuestros pacientes no tendrán que viajar a otras ciudades a recibir tratamiento, dado que se podrán dializar en su comuna, en su casa, en su barrio; en ese punto es que estamos cambiando el paradigma, supliendo una necesidad de carácter técnico y a la vez una necesidad social”, precisó.